LOOK PERSONAL: ¡Feliz cumpleaños a mi!

Es fin de semana estuve de cumpleaños y quiero compartir el look de maquillaje que llevé para las celebraciones. Tuve invitados en casa, donde recibí las 12 con unos brindis y luego nos fuimos a bailar a una disco. Estuvo super divertido por lo que recuerdo, aproximadamente hasta las 4 a.m., lo demás no lo recuerdo bien jajaja. Las caipirinhas son deliciosas, pero tan peligrosas!

El look que escogí para la noche fue un vestido negro con pequeños estampados blancos. Para dar un poco de contraste, decidí que mi maquillaje debía llevar un poco de color y opté por el lila.

look_morado_negro

Primero preparé mi rostro con corrector, base y polvos sueltos. El ritual de siempre para eliminar imperfecciones y emparejar el tono de la piel. En la mirada, esta vez volví a usar pestañas postizas. Debo confesar que me estoy enamorando de ellas! Claro, mis pestañas son claras y pequeñas. Y si a eso le sumamos que mis ojos son pequeños y se ponen ‘chinitos’ cuando sonrío, entonces voy perdida. Cero mirada impactante, pero las pestañas son mi salvación. Para dar profundidad utilicé una sombra negra y la difuminé con ayuda de un tono marrón tierra. Esto me ayudó a que se integre mejor con el lila.

En el párpado móvil apliqué un tono lila y lo extendí en vertical hacia arriba. Para que sea más intenso utilicé pigmentos. Son muy fáciles de aplicar, puede ser con el líquido que venden las marcas de cosméticos o con agua. Se humedece ligeramente el pincel y luego, con muy poca cantidad, se aplica el pigmento igual que la sombra. En este caso quise que el color sea muy localizado. Luego de secar, con otro pincel difuminé para integrar. Debajo de las cejas, y para iluminar, utilicé un color crudo o crema. Ese mismo color lo apliqué pegado al lagrimal.

look_cumpleanos_maquillaje

Muy importante, cada tono de sombras debe tener su propio pincel. Uno para las sombras oscuras, otro para los tonos medios, otro para los claros y uno para difuminar que debe ser el más grande de los pinceles de ojos. Por favor, no mezclen los pinceles porque les va a malograr el maquillaje. ¿Imaginas que donde quieres aclarar termines oscureciendo porque el pincel no está limpio y tiene sombras oscuras? Vas a perder tiempo sacándote el maquillaje y volviéndolo a aplicar. En mi caso, mi poca paciencia hace que me ponga de mal humor y no disfrute del momento de crear con el maquillaje. Consejo, no lo hagas por favor!

Volviendo a la mirada, con un delineador Kohl tracé el recorrido de las pestañas postizas y luego de pegarlas, pasé el delineador líquido para que no se note la unión entre las pestañas verdaderas y las falsas. Lo bueno de aplicar un delineado previo con el lápiz Kohl es que el líquido corre con mayor facilidad y no nos tenemos que preocupar de tener un pulso perfecto. Con la ayuda de un pincel de esponja difuminador, apliqué sombras negras en el párpado inferior, pegado al nacimiento de las pestañas. Luego apliqué un poco de tono lila y lo difuminé para integrar. Y lo último, pero no menos importante, cepillé y delineé las cejas con sombras de la tonalidad de mis cejas.

De rubor utilicé un tono rosa suave y en los labios, delineé con un rosa y luego apliqué gloss. Mi objetivo era resaltar la mirada, así que opté por unos labios naturales, sensuales y con brillo.

Recuerda que antes de maquillarte los ojos, debes conocer cuál es tu forma de ojos y la técnica que va contigo. La combinación de colores puede ser la misma, pero no necesariamente la técnica. En mi caso, mis ojos son hundidos y por eso uso luz y sombra en determinadas partes del ojo. Descubre cuál es tu técnica aquí.

cumple3cumple2 cumple4 cumple5